cabecera podcast

Torturado por salvar niños de prostitución y tráfico de órganos

Escuchar ahora
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en septiembre, 2021

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

#213. Antolín Pulido es un héroe de guerra. Activista y escritor ha ido en más de 50 misiones con su guerrilla para salvar a niños de la prostitución y tráfico de órganos.

El mayor problema de África

El mayor problema de África no son los gobiernos corruptos ni las altas tasas de población o crecimiento, ni siquiera la mala gobernanza y la fallida liberación de las dictaduras. El mayor problema de África es y seguirá siendo el tráfico de personas.

No es ningún secreto, África ha sido el centro de guerras interminables, violencia, corrupción y crecimiento demográfico desmesurado durante décadas. Los interminables conflictos en África han provocado el aumento de varias actividades delictivas como el trabajo forzado, los matrimonios infantiles, la prostitución y la esclavitud, que afectan a los menos privilegiados.

El tráfico de personas sigue siendo un problema importante en África, que explota a personas vulnerables, niños, mujeres y hombres, para realizar trabajos forzados y para la prostitución.

Sobre el tráfico de personas

El tráfico de personas es el comercio de seres humanos con fines de trabajo forzado, esclavitud sexual o explotación sexual comercial para el traficante o para otros. Esto puede abarcar la provisión de un cónyuge en el contexto de un matrimonio forzado, o la extracción de órganos o tejidos, incluso para la subrogación y la extracción de óvulos.

A pesar de ser un comercio global, el tráfico de personas en África suele producirse en lugares abiertos, como restaurantes populares, hoteles conocidos, bares comunes y clubes nocturnos. Las víctimas suelen ser hombres, mujeres y niños que comparten vulnerabilidades comunes como el desempleo, la pobreza y a veces no tienen familia o proceden de familias disfuncionales. Los traficantes, por su parte, trabajan en una red interconectada con conexiones globales a través de la cual se venden las víctimas.

Los informes sobre el tráfico de personas en África muestran que el tráfico de personas  suele comenzar con la promesa de pastos más verdes, una vida mejor en otro país, trabajos bien pagados y oportunidades lucrativas en el extranjero. El sonido de estas tentadoras oportunidades suele ser muy seductor y por eso muchos caen presa de estos estafadores. Sólo para acabar obligados a realizar trabajos forzados, al matrimonio, a la prostitución y, en otros casos, a la extracción de órganos.

En Uganda, por ejemplo, es bastante habitual que hombres, mujeres y niños desprevenidos sean víctimas del tráfico de personas con fines de trabajo forzado y explotación sexual. En el caso de los niños, se engaña a los padres para que los escolaricen en el extranjero, por lo que muchos entregan a sus hijos voluntariamente para no volver a verlos ni saber de ellos. A continuación, los niños son vendidos a familias de Estados Unidos, Canadá y a veces incluso de África mismo.

A los hombres y mujeres, por otra parte, se les prometen trabajos en las industrias de la seguridad y la hostelería en los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí. Las descripciones de los puestos suelen ser muy vistosas, con sueldos muy elevados, enormes subsidios y primas, así como horarios de trabajo favorables. A menudo, es poco probable que se autoidentifiquen por varias razones, como el miedo a sufrir daños para ellas o sus familias.

Extracción de órganos de niños

Una forma especialmente atroz de explotación es la extracción forzada de órganos de niños. Según la Fundación Americana de Trasplantes, más de 120.000 personas en Estados Unidos (aproximadamente el 10% de la necesidad mundial) están esperando un trasplante de órganos que les salve la vida, y cada diez minutos se añade otro nombre a la lista de espera.

De media, veintidós de estas personas mueren cada día por la falta de órganos disponibles para el trasplante. Esto crea una «pérdida de peso muerto», o una «ineficiencia de asignación», términos económicos que significan que no hay suficientes órganos (o, en general, oferta) para satisfacer la demanda. Sin embargo, a diferencia del mercado de los zapatos, los coches o los bienes públicos, en el «mercado» de los órganos los consumidores están a caballo entre la vida y la muerte.

El campo de la donación y el trasplante de órganos es uno de los ámbitos más regulados de la asistencia sanitaria en todo el mundo. Por ello, los órganos se distribuyen a menudo de forma más equitativa, se obtienen de forma ética y se trasplantan de forma más saludable de lo que lo harían en un sistema no regulado.

También hay una buena razón para estas regulaciones: los médicos y los políticos temen, con razón, que reformar la ley para permitir la compensación o hacer que el proceso de trasplante sea más transaccional animaría a las poblaciones pobres, en riesgo y marginadas a vender sus órganos a cambio de dinero rápido. Sin embargo, como estas leyes impiden que se forme un mercado real (con el intercambio de dinero u otras formas de compensación), se ha formado un mercado negro ilegal que florece.

Este mercado negro se basa en métodos ilegales de obtención de órganos, que son extremadamente peligrosos, incluso para los vendedores dispuestos. El peligro aumenta exponencialmente para las víctimas que son traficadas por sus órganos. Al igual que otras formas de tráfico, los niños son especialmente susceptibles.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría