cabecera podcast

Sin milongas: entrarle a una chica (en frío)

Escuchar ahora
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en septiembre, 2021

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

#252. Hace unos años hice lo que nunca pensé que me atrevería a hacer. Por primera vez le entré a una chica que me parecía atractiva por la calle. Totalmente en frío, la paré y sin contarle milongas le dije lo que pensaba. El 99% sale de noche y utiliza aplicaciones online por no salir de la zona de confort. Hoy hablamos de cómo tirarse a la piscina.

Cómo deshacerse del miedo y entrarle a una chica (en frío)

Vayamos al grano.

Probablemente ya me hayas oído hablar de este tema y te estés preguntando cómo demonios empezar a incorporarlo en tu vida. Aquí tienes unos cuantos consejos fáciles para dejar de lado las tonterías y empezar a acercarte a las chicas en frío:

Reduce tu tiempo para reaccionar

Cuando te quitan por completo el tiempo de reacción, los únicos pensamientos en tu cabeza van a ser: «Oh, mierdda, ya me estoy acercando, me estoy acercando, ahhhhhhh….. Qué pasa soy Pau»

Cuando bajas o quitas por completo tu tiempo de reacción, obligas a tu cerebro a saltarse sus mecanismos de defensa que se activan cuando algo es desconocido.

Es natural que los humanos llenen las «circunstancias desconocidas» con lo peor posible, es un mecanismo de defensa. Pero una vez que practicas lo suficiente y te acostumbras a acercarte en frío, entrenas a tu mente para que se dé cuenta de que no pasa nada malo.

La única forma real de reducir tu tiempo de reacción es acercarte inmediatamente, en el momento en que veas a una chica, aunque no te atraiga exactamente, acércate a ella inmediatamente, traza una línea recta entre tú y ella y llámale la atención si hace falta, sólo acércate y ábrete antes de que tu mente te alcance.

Por cierto, cuando digo llámale la atención me refiero a un “disculpa” o “perdona”. Estos funcionan mejor que gritarle a nadie: recuerda que las chicas ya viven con el miedo constante que un pirado se les acerque así que intenta no alzar la voz ni acercarte a ella en un callejón oscuro.

Sal de tu cabeza

Como decía antes, es de naturaleza humana temer lo desconocido. Cuando no sabemos lo que va a pasar, siempre suponemos lo peor. Esto también es algo que se puede entrenar. Los hombres somos seres lógicos, sólo tienes que decirte a ti mismo que todo va a ir bien. En nuestra mentalidad actual o mediocre, te darás cuenta de que siempre piensas lo peor, pero al hacerlo, cuando no ocurre nada malo, nos deja gratamente sorprendidos. No hagas esto.

Mantente independiente de los resultados. No sabes lo que va a pasar, pero te entusiasma descubrirlo.

Uno de los trucos que me gusta utilizar es acercarme con la mentalidad de que sólo me estoy divirtiendo o estoy experimentando.

Si te acercas a ella sólo como experimento social, pensarás que tu rechazo es un resultado interesante y sacarás conclusiones de este.

Quizás aprendas algo, incluso. Y aprenderás con la primera y también la enésima chica. Al fin y al cabo, no importa lo guapa que sea, sigue siendo humana, y vuestra interacción es sólo eso: una interacción entre dos humanos, que puede que se hayan entendido o no.

Seguro que no te importa no caerle bien al vecino o al cajero del súper, ¿no?

Estate presente en el momento

Como decía antes, es fácil mentalizarse y meterse en la cabeza si el tiempo de reacción es demasiado largo. Los chicos suelen temer no saber qué decir a continuación. Esta parte no importa.

Es imposible saber cómo va a ser una interacción. Nunca sabes exactamente lo que va a decir.

Así que, ¿por qué ibas a intentar adivinarlo? Recuerda que no estás intentando salir con esta chica desde el principio. Sólo intentas ver si es guay, si hay química.

Estate presente en la situación y calibra tus respuestas DESPUÉS de hablar, no antes.

No me canso de decirlo: sé NO REACTIVO

Si te acercas a una chica y sale huyendo, la siguiente será. 

Cada persona vive en su burbuja y a veces hay malentendidos o un historial detrás de una reacción. No tiene por qué tener nada que ver contigo, y por lo tanto, no hace falta que prestes más atención de la necesaria a esa interacción.

Sé claro

Si te acercas a una chica y te dice: «¿me estás coqueteando?». No digas algo estúpido como: «Eh, nooooo, sólo estaba, saludando». No hagas eso, sólo di tranquilamente: «Sí, de dónde eres».

Deja las cosas claras. Cuánto antes lo hagas, antes podrá hacerlo ella también y podréis dejar de perder el tiempo los dos.

Mantente abierto y relajado

Una de las principales razones por las que no me gusta utilizar rutinas o frases específicas es por lo FALSAS que son. Las chicas parecen tener el poder mágico de ver a través de las tonterías de los chicos. 

Además, las palabras que salen de tu boca, no acostumbran a importar. Si te cogiera a ti y a todos tus amigos, los pusiera en fila india, y os hiciera decir «Hola, ¿qué pasa?» a una chica, ella sentiría una emoción diferente de cada persona. No es lo que dices, sino cómo lo dices. Por eso no importa CÓMO entres, sino que lo hagas y punto.

Las mejores lecciones de entrarle a las chicas en frío

Finalmente, algunas de las cosas que he aprendido entrándole en frío a chicas.

Puedes llegar a ser bastante bueno en cualquier cosa aunque seas pésimo por naturaleza

Gracias a entrarle en frío a chicas, he aprendido que si eres lo suficientemente valiente como para acercarte a una chica y hablar con ella, lo más probable es que te dé la oportunidad de transmitir quién eres antes de rechazarte.

Mis primeros acercamientos fueron terribles y temblaba y me ponía más rojo que un tomate, pero esos acercamientos fallidos me hicieron darme cuenta de algo increíble. Me di cuenta de que las chicas no me rechazaban cuando me acercaba a ellas, sino que me rechazaban después de que abriera la boca y transmitiera mis escasas habilidades sociales. 

A base de empujarme a mí mismo a situaciones incómodas y de repetir unos cuantos acercamientos dolorosos, aumenté mi experiencia y referencias y empecé a aprender ciertos patrones, y cuanto más volumen de mujeres abordaba, más preparadas y mejores eran mis habilidades sociales para la siguiente. 

Lo mismo ocurre con otras cosas en la vida. Cuando estás aprendiendo a conducir un coche, los primeros meses vas a ser un poco descuidado en la carretera. Frenarás un poco antes de tiempo, pasarás por encima de los bordillos y estarás a punto de cambiar de carril. Al cabo de unos meses, te acostumbrarás y la conducción será algo natural.

Esto me hizo pensar que habría otros aspectos de mi vida que podrían estar reteniéndome mis propias dudas y a los cuales podría aplicar esta experiencia.

La mayoría de tus miedos son irracionales

  • ¿Y si me abofetea la cara?
  • ¿Y si su novio militar me tira por la ventana?
  • ¿Y si me tiran una bebida a la cara?
  • ¿Y si todos los que me rodean empiezan a observarme y a escuchar cada palabra que digo?

Esto nunca ocurrirá por un acercamiento frío, a menos que busques intencionadamente esa reacción.

Al contrario, esto son sólo miedos irracionales que me planteaba cuando veía a una chica guapa a la que podía haberme acercado pero no lo hacía. Son los mismos miedos que tienen también muchos otros chicos.

Después de entrarle a las chicas en frío, he aprendido que mis miedos eran irracionales, porque todas las cosas malas que creía que iban a pasar, en realidad nunca pasaron. Una chica nunca me abofeteó ni me tiró una copa a la cara porque me acercara a ella y le dijera que era guapa. Además, todos los que me rodeaban estaban tan ocupados con lo que hacían que no les importaba que yo socializara con una chica en público.

Aprendí que la mayoría de las cosas de la sociedad moderna que pueden parecer aterradoras no son realmente peligrosas (por supuesto, hay excepciones, como saltar de un acantilado sin paracaídas. Utiliza tu sentido común). Cosas como una entrevista de trabajo que da miedo, un examen importante, una competición, hablar en público o invitar a salir a una chica. La mayoría de las veces, si no todas, la cantidad de valor que se obtiene al superar tus miedos y hacer algo incómodo superará la cantidad de incomodidad. Ganarás mucho valor y experiencia y no perderás nada.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría