cabecera podcast

Se jubiló con 33 años

Escuchar ahora
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en septiembre, 2021

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Jesús arroyo trazó su plan y dejó su trabajo corporativo a los 33 años. Casualmente fue el mismo día que empezó a disfrutar de la llamada «libertad financiera» para poder recorrer el mundo viviendo de sus inversiones. #118

👨🏻‍🚀 Invitado
📚 Artículos mencionados

En realidad nunca te jubilas; sólo te vuelves más consciente del trabajo que eliges y tomas tu decisión basándote en algo más que el sueldo que te llevarás a casa.

Esta oportunidad de jubilarse (o, al menos, de elegir el trabajo sin preocuparse por el dinero) no se limita a mí.

Consejos para jubilarse joven

Hay pasos claros que puedes dar para facilitarte la vida más adelante. Los temas clave que destacan en cada uno de estos pasos giran en torno a la vida, el dinero y el minimalismo.

Esto es lo que hay que empezar a hacer a los 20 años para poder jubilarse a los 30. (Los consejos también pueden ser útiles para los que no tienen 20 años).

Que haya dinero de dos sitios

El mayor error que puedes cometer es confiar en que el dinero provenga de una sola fuente. Si esa fuente se convierte en una sequía, estás jodido. Te quedarás sobreviviendo con el goteo de tus ahorros y verás cómo todo por lo que has trabajado se va al garete.

Nunca confíes en un trabajo, y mucho menos en una empresa, para cuidar de ti. Esos días ya han pasado y debes repartir el riesgo. ¿Cómo? Crea una segunda fuente de ingresos. Ten un trabajo seguro de 9 a 5 si quieres, pero no apuestes tu vida por ello, por el amor de un zumo verde recién exprimido.

Las recesiones ocurren; las empresas tienen problemas financieros; pueden producirse despidos; los malos líderes pueden ser promovidos al título de «tu jefe»; hay muchas incógnitas. ¿Apostarías tu vida al rojo, en la ruleta de tu casino local? Por supuesto que no.

Mi segundo ingreso a los 20 años fue ser DJ. Fue una elección peculiar y supuso muchos días del tipo «terminar a las 4 de la mañana y empezar a trabajar a las 9».

Por suerte, la juventud de mis 20 años me permitía funcionar con tan poca energía. Encontrar otra forma de ganar dinero. El bloguero Robert Adams de Entreprenur.com recomienda estos cincuenta si necesitas algunas ideas.

Dona o recicla lo que no necesitas

Las cosas no sólo ocupan espacio físico; también ocupan espacio mental en esa preciosa cabeza tuya. Recuerdo que guardé un equipo de música de mi primer coche durante más de cinco años, pensando que algún día lo volvería a utilizar. Nunca lo hice.

La mayor mentira es el «algún día lo volveré a usar» a la hora de decidir si conservar o descartar un objeto.

Si no has usado un objeto en los últimos 90 días, hay una probabilidad estúpidamente alta de que no lo vuelvas a usar. Incluso si tiras, por ejemplo, la batidora y luego te das cuenta de que la necesitas dentro de un año, no es que no puedas comprar otra o pedirla prestada a un amigo.

Tirar la licuadora que nunca usas no va a ser una decisión irreversible que te arroje a Matrix porque tomaste la píldora roja en lugar de la azul.

Hay muchos objetos que atesoramos y, cuando tomamos conciencia de los trastos que guardamos y pensamos detenidamente en el papel que desempeñan en nuestra vida, podemos encontrar la manera de descartar objetos que nuestro antiguo yo no soportaba tirar.

También hay beneficios económicos. Cuantas menos cosas necesites, más dinero tendrás para gastar en experiencias y disfrutar de la vida. Sé que Youtube ha acechado tu historial web y te ha dicho que necesitas un coche nuevo, pero ¿es eso cierto o un anuncio que retrata un sueño que no es la realidad?

Olvídate de la economía de suscripción

Esto me pone de los nervios. La economía de suscripción ha dado a las empresas acceso automático a nuestras cuentas bancarias para cobrarnos por servicios que a menudo no necesitan estar en nuestras vidas de forma permanente.

Las suscripciones son buenas para los negocios y terribles para las personas que quisieran jubilarse anticipadamente.

Audita tus suscripciones como si fueras un buscavidas.

¿Necesitas Netflix, Spotify, el gimnasio, una caja de comida, el New York Times, una caja de ropa con moda nueva cada mes, un montón de aplicaciones de productividad, y cualquier otra suscripción nueva beuta que salga después?

Un experimento que me funcionó fue cancelar todas las suscripciones. Así es como se comprueba el valor real de una suscripción. Puede que te sorprenda que convertirte en un minimalista de las suscripciones, como yo, ponga a prueba el valor real que te dan estas empresas.

Spotify está bien, pero la versión gratuita de Youtube también funciona.

Netflix es divertido, pero un libro de la biblioteca local también funciona.

El New York Times es bueno y también lo es su motor de búsqueda gratuito.

Las aplicaciones de productividad son buenas y también lo es decir un simple no a la mayoría de las peticiones de tu tiempo.

Estoy deseando que se produzca una rebelión contra las suscripciones. Hasta entonces, quítate las suscripciones de encima y comprueba su valor en tu vida.

Crea el hábito de Warren Buffet

El bueno de Buffet enseña a invertir y eso le ha permitido pasar la mayor parte del día sentado en un despacho tranquilo y pensando mientras cuenta sus miles de millones y hace cero trabajo. Enseña a invertir de forma sencilla.

Gana dinero. Guarda el dinero. Invierte tu dinero sabiamente en activos (recomienda fondos indexados de bolsa e incluso ganó una apuesta que demuestra que su estrategia funciona).

Pega tus ojos a la página

Pégalos con pegamento si es necesario. Lee libros.

La forma en que un libro te enseña es muy diferente a la de un documental, un seminario o un mentor. Las lecciones de los libros tocan tu mente a través de sus páginas y plantan ideas en forma de palabras en tu cerebro.

Si lees suficientes libros sobre temas educativos relacionados con tus objetivos, al cabo de un tiempo empezarás a ver algo mágico: patrones.

En mis 20 años leí un montón de libros sobre superación personal y más tarde empecé a ver los mismos patrones una y otra vez. He aquí algunos de esos patrones:

  • La forma en que piensas sobre el mundo crea el mundo que ves
  • Tu mente puede ser reconectada para pensar y creer cualquier cosa
  • Estás operando con un 40% de tu potencial cuando estás agotado y tienes ganas de rendirte
  • La cantidad de dinero que ganes estará determinada por tu psicología y tu capacidad para capear las inevitables tormentas del ciclo económico
  • Nada es imposible: tu potencial es ilimitado

Estas no son ideas a las que me habría expuesto y adoptado como parte de mi forma de vivir la vida si no fuera por los libros. Sin los libros, no sería nada. Lee libros y aprenderás a amar a esos imbéciles.

Haz de las redes sociales tu punto fuerte

La jubilación consiste en encontrar una forma de añadir valor a la vida de las personas. Cuando añades valor, te llevas a casa dinero en efectivo con el que puedes jubilarte.

Los medios sociales son la forma de tomar cualquier interés que tengas y amplificarlo. En mis 20 años, me hice adicto a LinkedIn, incluso cuando a nadie le importaba una mierda y lo desechaba como nada más que un lugar donde pegar tu currículum.

Años más tarde, LinkedIn cambió y ese hábito de las redes sociales se convirtió en oportunidades para unirme a startups, formar parte de juntas directivas, hablar en eventos, escribir libros, participar en podcasts populares, asesorar a aceleradoras tecnológicas que apoyan a empresas locales y tener voz en temas que me importan, como la salud mental.

Hay tantas cosas que sabes que puedes compartir con el mundo a través de cualquier plataforma de medios sociales que elijas. No hace falta que le dediques mucho tiempo y basta con una breve publicación de cinco minutos al día para crear el hábito y hacer crecer una audiencia a partir de ahí.

La audiencia que consigas puede ayudarte más tarde a acelerar tus negocios paralelos, proyectos y empresas que decidas poner en marcha. No subestimes las redes sociales en tu plan de prejubilación que te acerca al trabajo que te gusta.

Sé quisquilloso con lo que comes

La comida es energía y si comes lo que no debes, las facturas médicas y las recetas te van a robar toda la riqueza que acumules.

Las etiquetas de los alimentos omiten mucha información. Los restaurantes rara vez te dicen lo que hay en su comida.

Duda de lo que hay en tu comida y sigue las opciones de alimentos que te dijo tu abuelo cuando crecías. No convirtamos este artículo en un jardín de infancia porque sé que ya te han dicho que elijas las verduras y los alimentos integrales en lugar de la pizza y los donuts.

La energía aumenta la pasión y la pasión te ayuda a inspirar a las personas que te permiten jubilarte pronto a través de oportunidades que de otro modo no habrías descubierto.

Minimiza los canales de televisión basados en el miedo

¿Cómo te levantas cada día, positivo respecto a tu plan de prejubilación, cuando las noticias te están dando en la cara y te dicen que el mundo está jodido?

No lo hace. Demasiadas noticias destruyen tu optimismo y te hacen creer que estarás atrapado en un trabajo sin futuro y sin crecimiento salarial durante años mientras las Kardashians consiguen otro Rolls Royce rosa.

Mantente informado por todos los medios, pero aléjate de las fuentes de información que no paran de hablar de lo peor y rara vez muestran noticias positivas.

Tómate un descanso de la gente que te deprime

Estas personas de los 20 años se convierten en una carga a los 30. Empiezan siendo geniales y un poco «Riskay» y se convierten en un gigantesco ancla para tus sueños si no se les domina.

Puedes eliminarlos o tomar un descanso de ellos. Esa es tu elección. En mis 20 años, recuerdo a un tipo de mi círculo íntimo que no paraba de consumir drogas de fiesta como si fueran bolos y luego se presentó una noche a la función de Navidad de mi trabajo con la cara desencajada y dispuesto a pelearse con su camello en la puerta.

Esta situación fue enteramente culpa mía porque no había desarrollado la disciplina necesaria para responsabilizar a la gente y decirles qué tipo de comportamiento no estaba bien.

Para jubilarse a los 30 años hay que ser inteligente a la hora de elegir de quién te rodeas. Al igual que ocurre con las drogas, hay cosas que suben y otras que bajan.

Programa tiempo libre obligatorio

Es un reto jubilarse pronto si uno se quema en el proceso. Todos necesitamos descansos cada año y por eso los trabajos de 9 a 5 ofrecen vacaciones anuales.

Programe sus vacaciones con suficiente antelación para que le hagan ilusión y le motiven en los días difíciles en los que tiene ganas de rendirse. Si no programas las vacaciones con antelación, seguirás diciendo «un día» y luego ese día nunca llegará.

Experimenta con trabajar por cuenta propia dos horas a la semana

Cada trabajo tiene una serie de habilidades que se enumeran en el anuncio cuando se solicita un puesto. Estas mismas habilidades tienen un propósito más allá de tu trabajo diario.

Cualquier habilidad que tengas -ya sean ventas, gestión de cuentas, liderazgo, atención al cliente, fotografía, diseño o desarrollo de software- tiene valor en el mercado de los autónomos. Hay un montón de páginas web en las que puedes anunciarte y conseguir un trabajo como autónomo.

A los 20 años, báñate en el agua del trabajo autónomo. Empieza haciendo dos horas a la semana y ve cambiando de trabajo hasta que encuentres uno que te convenga. Entonces, aumenta tus horas de trabajo autónomo y deja que sustituyan a tu otra fuente de ingresos o mantenlas a tiempo parcial e invierte el dinero extra en ti mismo y en tu objetivo de jubilarte pronto.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría

Se jubiló con 33 años
Episodio temático nº 32